Exposición Dos miradas a la Antártida Exposición Dos miradas a la Antártida Exposición Dos miradas a la Antártida

DOS MIRADAS A LA ANTÁRTIDA

 

La Antártida es una zona virgen, remota y frágil del planeta. Gracias a la mirada científica de la Dra. Castellví, conoceremos el laboratorio de la primera Base Antártica Española Juan Carlos I.

 

Con una mirada artística, el fotoperiodista Sebastião Salgado nos muestra la belleza natural de la Antártida a través de una selección de fotografías de su exposición “Génesis”.

gratuita
Mándaselo a un amigo o amiga

"LA ANTÁRTIDA TE OFRECE MOMENTOS DE ÉXTASIS, DE BELLEZA ABSOLUTA."

JOSEFINA CASTELLVÍ

En 1986, cuatro científicos españoles, entre ellos la Dra. Josefina Castellví, lograron llegar a la Antártida gracias a la ayuda de colegas polacos. Plantaron su tienda de campaña en un trocito de la isla Livingston para estudiar un posible emplazamiento de la que acabaría siendo la Base Antártica Juan Carlos I. Fue un hecho clave para conseguir que el Gobierno español se vinculase al Tratado Antártico en 1988.

 

Ese mismo año, tras el ictus que sufrió el doctor Antoni Ballester, prestigioso oceanógrafo y líder de la expedición, la doctora Josefina Castellví tuvo que tomar el relevo y dirigir durante los seis primeros años la minúscula instalación en una época de mucha precariedad. Así, se convirtió en la primera mujer jefa de una base en la historia de la investigación científica internacional. Un testigo histórico de la aportación de estos investigadores de la Antártida.

UN INMENSO DESIERTO HELADO

Es el continente más austral de la Tierra y también el más frío, seco y ventoso. En esta tierra remota de 14 millones de kilómetros cuadrados de superficie (más grande que Europa), se acumula el 70 % del agua dulce del planeta. Desde 1959, la Antártida está protegida por el Tratado Antártico, cuyo primer objetivo es que el territorio sea usado solo con fines pacíficos y que en él los países miembros promuevan la investigación y la cooperación internacional. En la actualidad, una cuarentena de bases científicas operan de forma permanente en la Antártida. Otras tantas lo hacen de forma temporal, en verano, como es el caso de la Base Española Juan Carlos I, establecida en la isla de Livingston, una de las islas Shetland del Sur.

¿QUIERES RECIBIR TODAS LAS NOVEDADES SOBRE COSMOCAIXA PUNTUALMENTE EN TU CORREO?

La Antártida es un paraíso para los científicos, los únicos pobladores humanos –unos 1.000 en invierno y 5.000 en verano– de este vasto territorio. Este gigantesco laboratorio natural ofrece oportunidades únicas para estudiar, por ejemplo, aspectos relacionados con el cambio climático, la meteorología, la climatología y la ecología de los organismos que viven sometidos a las condiciones ambientales más extremas. También es un lugar donde los fotógrafos encuentran su fuente de inspiración, como es el caso del brasileño Sebastião Salgado, que, dentro de la exposición “Génesis”, muestra su visión de la Antártida: una parte del mundo que permanece intacta desde que se formó y que se mantiene a salvo de la vida moderna que el ser humano ha propagado en la mayor parte del planeta.